-Rencontres d’automne – Converses de tardor-
REFLEXIONS,
EN FRANÇAIS, CATALAN OU MEME EN CASTILLAN, PARCE QUE, SEULEMENT REFLECHISANT, ON PEUT CONVERSÉR
CHAQUE INTERLOCUTEUR POSSEDE EN OUTRE, EN LUI-MEME, LE CRITERE QUI PERMET A UN DIALOGUE DE SE DEROULER FRUCTUEUSEMENT, PUISQUE CHACUN PORTE EN SOI LA NATURE HUMAINE QUE L’ON CHERCHE A OBSERVER.
--
SÓLO HAY UN BIEN: EL CONOCIMIENTO. SÓLO HAY UN MAL: LA IGNORANCIA
--
-
-
.
.
.


A mí no me hace falta pensar....
Solo he de recordar. YO.
Soy vasco de nacimiento y Aznar me hizo nacionalista, así pues, me siento nacionalista vasco por obligación, sin orgullo pero sin vergüenza. Me llamo Sebastián (Sebas) porque mi abuelo así se llamaba, nací, allá por el año 1956, en Donosti o San Sebastián, que los dos nombres me agradan. Crecí y viví en Irun y Hondarribia. Comencé a estudiar en la facultad de filosofía y letras de la Universidad de Valladolid, de aquí me expulsaron, por rojo y vasco, que no por separatista, que no lo era. Gracias a la mediación de los monjes dominicos de San Pablo, me pude exiliar y gracias a ETA(p.m.) estudié en la Universidad Católica de Lovaina, donde me licencié en Economía y me doctoré en Sociología. Fui militante y dirigente de Euskadiko Ezkerra, mi discapacidad física me ayudo a no llegar a nada, no obstante, tuve un papel destacado en el proceso de integración con el PSE, de donde me di de baja antes de que me expulsara, por “etarra en silla de ruedas”, la gente de Nicolás Redondo Terreros. Ahora vivo en Barcelona con mi mujer y mis niñas, que son, ellas si, catalanas. Alejado y añorado de mi país, me alejé de la política y vivo refugiado en lo único que nunca me ha fallado: el tren. Por favor, si os puedo ayudar en algo no dudéis en llamarme,

Y ASÍ ME DEFINO.

A.- Dans ma jeunesse et après, 1974 a 2001: Mes amis ils me disaient, vieux professeur. Social-démocrate. Européiste. Décadente et du dix-neuvième siècle. Et naturellement, Odieusement conservateur.
B.- En la actualidad, 2007: Como un optimista resentido y escéptico.
Sebastian Ledesma.
10 de Octubre de 2007.

Y VOS, MAJESTAD, EN BABIA, DIGO, EN BOTSWANA.

La Monarquía, Majestad, y usted debería saberlo mejor que nadie, es mucho más que una forma de estado. La Monarquía, Majestad, es un símbolo identitario del pueblo, de la nación, con su historia, con su historia y su idiosincrasia (…)


Y el Rey, Majestad, y usted debería saberlo mejor que nadie, no es un simple presidente que a los cuatro o cinco años se le elige y se le cambia por meros valores ideológicos, políticos o partidarios. El Rey, Majestad, es la figura de la monarquía y la unidad de esta con el Pueblo. Y por eso, Majestad, los reyes no han de ser honrados, ni buenos, ni valientes. No, Majestad, los reyes han de ser excelentes.


Vos, Majestad, cuando se ciñó la corona de las Españas, firmó un contrato “per aeternam” con los pueblos hispanos para representarles moral, ética y estéticamente, ante todos los demás pueblos y naciones del mundo. Y vos, Majestad, habéis roto este contrato, porque, ser rey, Majestad, no es un cargo, es una Dignidad.


Sebastian Ledesma Morán, ex Juancarlista de izquierdas.
Barcelona, 15 de abril de 2012

“El Iberia”.

Según el diario "Tribuna de Salamanca.com" del sábado 16 de junio de 2012 … otros manifestantes de FEVESA, explicaban a los viajeros el porqué de esta decisión y lo que RENFE había llevado a cabo en Salamanca… Pero lo que Renfe está llevando a cabo en Salamanca, en toda España y sus colonias no hace falta explicarlo. Ya que es, simplemente, un acto terrorista. Un genocidio ferroviario y cultural sin parangón en Europa continental y el deseo explicito de emular el crimen económico y social que cometieron Thatcher y su secuaz de la “Tercera Vía”, Tony Blair, en Anglosajonia.

Pero dejadme que haga una última y breve reflexión sobre el “Diurno”; el “Diurno”, amigos, no era ya un tren. El “Diurno”, era el triste recuerdo, la sombra taciturna, pedante y debilitada de aquel expreso, “el Iberia” que, en tiempos pretéritos, circuló con 12 o 14 coches 8000 y 5000, entre Irún/Bilbao y Fuentes de Oñoro/Cáceres.



Sebastian Ledesma.
19 de junio de 2012.

Estación de Irun.

Estación de Irun, años 70, el "Sud-Express" procedente de Paris - Austerlitz, entrando por la vía 7, en cabeza, una BB-9200 Vert de la SNCF. Y en la vía 6 el "Surex" o "Portugués" compuesto por material CP SOREFAME, con destino a Lisboa - Santa Apolonia y Porto - Campanha. En cabeza una recién estrenada 8900 (Japonesa). En vías 5 ó 6 naranjeros y cocheros con 7000, ya envejecidas, en doble tracción. En vías 1 y 2 unidades 300 "bajas" y "altas", ya pintadas de azules, subiendo o bajando de Alsasua, alguna UT-900 (Las inglesas) haciendo algún tranvía a Miranda y Burgos. Los andenes, abarrotados, viajeros corriendo, comiendo, hablando y gritando. Y en medio de todo Ledesma, Ricardo, mi padre, sobre una "Fenwik" llena de bultos, intentando pasar por en medio de todo. Con cariño y respeto a todos los ferroviarios de aquellos tiempos, para los que el ferrocarril no era soló un trabajo sino toda su vida. Y mi recuerdo emocionado para Ledesma por su entrega, por su contenida ternura y por haber sido capaz de salir adelante.
Sebastian Ledesma.
4 de marzo de 2007.

El rapidillo del norte.

Dibujo de Juan Mompean

Esta era la composición base del correo Irún-Madrid allá por los años 1950 y 1960. Este tren tardaba 26 horas en hacer el recorrido, seiscientos y pico Km., y por eso le llamábamos "El rapidillo del norte". Era entrañable y aún le recuerdo llegando a Rentería. Y Ledesma, el mozo, mi padre, acercaba la carretilla, descargaba los fardos y los llevaba al almacén de “Pequeña” donde el Sr. Paredes, el factor, clasificaba las cartas.
El Sr. Paredes, el factor, era un señor mayor que, al igual que el Rapidillo, procedía de la Compañía de los caminos de hierro del Norte de España (NORTE), y me explicaba muchas cosas, historias, como yo ahora, y, cuando hablaba de la Republica bajaba la voz y al final, siempre acababa bajando la cabeza, callando su ahogada voz y secándose unas lágrimas que no quería que yo viera. Bueno, todo eso son recuerdos de chaval de siete u ocho años. Pero en el dibujo, que también es un recuerdo, se ve al “Rapidillo” con una 7000, aunque, también podía ir con una 7100. Todo esto hasta Alsasua, donde se acababa el Norte y la catenaria. Allí lo cogía una, también hermosa, 2700 ó 3000 de vapor para atravesar las anchas y aridas tierras castellanas. Una curiosidad, el pescado, incluidas las angulas, siempre se lo llevaban en el "Uno", porque en el "Rapidillo" no habría llegado nunca fresco.
Gracias amigos por dejarme compartir mis trenes, o sea, mi vida y mis recuerdos, con vosotros.
Sebastian Ledesma.
29 de julio de 2008.

El correo de Lérida.

Dibujo de Juan Mompean

Allá por 1962 salía de Barcelona Termino el “correo de Lérida” compuesto normalmente, por un furgón de mercancías, dos de correos y tres coches de viajeros, un segunda y dos terceras y arrastrado por una esplendida “Garrafeta” procedente de la antigua compañía Central de Aragón. Algunos sábados de verano, en uno de los terceras, porque ir en segunda era muy caro, iba un señor con su familia, el Vicenç, Vicente a la época, por que sino le fusilaban, y cuando las niñas se empezaban a aburrir, Vicente seguía el cansino ritmo de la “Garrafeta”: punt de copes, punt d’espases, punt de copes, punt d’espases… i Així fins a Montblanc.
Como esta familia, tantas otras, cada una con una pequeña historia cotidiana, pequeña y cotidiana, si, pero suya, su historia, su dura, pequeña y cotidiana historia. Historias, todas ellas, al margen de la Historia, al margen del señor del Nodo, que se pasaba el día inaugurando pantanos para luchar contra la “pertinaz sequía”, sin que nadie supiera que quería decir pertinaz mientras todo el mundo padecía una sequía más o menos crónica. Y al margen del Nodo, de la pertinaz, de la sequía, de la Historia y hasta de las historias pequeñas y cotidianas el correo de Lérida con su Garrafeta, por la vía de Valls, seguía su camino, punt de copes, punt d’espases… siempre al margen… punt de copes… punt d’espases… siempre al margen…
El vasco que tuvo la suerte… o la desgracia, de no mantenerse nunca al margen…
Sebastian Ledesma.
4 de agosto de 2008.

A Lisboa en tren de lujo.

Dibujo de Juan Mompean

Abril 1942, alrededor de las 5 de la madrugada, aún hacia frío. El expreso “Lusitania” estaba llegando a Valencia de Alcántara, se sentía la frontera, los maquinistas frenaban las dos 1700 aún con las placas de la MZA, los viajeros comenzaban a buscar, entre nerviosos y somnolientos, pasaportes y visados. En uno de los coches camas, iba una pareja, una pareja de cine. Él, director de una importante banca catalana. Ella, escritora de novelas.
El agente de la Compañía Internacional de Coches Camas (CIWL), Llamo a la puerta antes de abrir.- La policía, señor-, e inmediatamente abrió.
“Arriba España” vociferaron brazo en alto los dos “secretas” vestidos de “secretas”.
Papeles, exigió uno de los policías. ¿Tienen permiso para viajar en el mismo departamento? ¿Están casados? A ver, el libro de familia. El certificado de penales.
.-Núria, els papers els tinc a la cartera de pell-.
Eh, oiga ¿en que hablan? Hablen en cristiano… hizo una señal y el otro “secreta” saco la pistola y apuntó a la cabeza de Núria.
.-Tranquilos, tranquilos, somos adeptos al régimen-.
.-Pues si son adeptos y buenos españoles, hablen en español. ¡Cojones!-.
Después de tranquilizarse y comprobar todos los papeles, preguntaron con voz inquisitorial, ¿por que van a Lisboa?
Tenemos permiso de su Excelencia el Señor gobernador, respondió él.
.-Si, pero, ¿Por qué? ¿Para que? ¿De vacaciones?-.
.-Si señor, vamos de vacaciones… a conocer Lisboa… nos han dicho que es una ciudad preciosa…-.
.-Bueno, pero… cuidado. Arriba España-.
Y así, tras dejar la huella del terror y la crueldad, desaparecieron por el estrecho pasillo, llevándose consigo lo único que tenían, arrogancia y soberbia.
Mientras tanto, el “Lusitania”, paraba en los andenes de la estación de Valencia de Alcántara. Allí, la procesión de aduaneros, guardias civiles y policías, preguntando, revisando y registrando.
Ya en Marvão, y, después de pasar los carabineros portugueses, el agente de CIWL entró y dijo: Perdonen los señores, ya pueden dormir tranquilos, todavía quedan más de cinco horas para Lisboa. Entonces Núri, se apoyo en el hombro de su marido y sumida en el miedo y el frío, comenzó a llorar.
Entre tanto, en aquel país, España, sucio y desarrapado, se comenzaba a cantar:
Al compás del cha ca cha, del cha ca cha del tren
que gusto da viajar, cuando se va en Express...
Sebastian Ledesma.
15 de septiembre de 2008.

¿Donde están los Naranjeros?

Dibujo de Juan Mompean

Con un simple vagón cerrado tipo ORE de 25 Tm. de carga máxima, podemos transportar entre 12 y 15 Tm. de naranjas. Si cada tren puede componerse de 20 ó 30 vagones, quiere decir que un solo tren pequeño puede transportar de 300 a 450 tm de naranjas, lo que equivale a un mínimo de 14 camiones de gran tonelaje.
A Hendaya bajaban durante la temporada, es decir entre noviembre y mayo, de 5 a 12 trenes diarios. Cada tren bajaba aproximadamente unas 600 Tm., lo que equivale a 30 camiones, si, a 30 camiones semi-remolques de 250 C.V. Un día normal podían bajar 7 trenes, que por 600 Tm., son 4.200 Tm. de media. ¿Cómo van ahora estas naranjas? ¿Dónde están aquellos “naranjeros” que vía Port Bou o vía Hendaya exportaban las naranjas valencianas a toda Europa? ¿Cuántas toneladas de CO2 nos cuesta la estupidez de haber sustituido aquellos magníficos trenes por estas absurdas e inmensas colas de camiones contaminantes, ruidosos y caros? ¿Cuántas toneladas de CO2, pero también cuanto dinero, en las carreteras vascas y catalanas para que pasen los camiones españoles hasta la estación de Hendaya o de Le Boulou donde son cargados en trenes?
Socialmente no nos podemos permitir el lujo de enviar por camión algo, que ya enviábamos por tren. Es absurdo. Una cosa que hacíamos bien, “los naranjeros”, lo dejamos de hacer. Era un invento simple, eficiente, cómodo y económico, en definitiva, tenía las famosas “tres bes”, es decir, bueno, bonito y barato. Por su simplicidad era brillante, por cada 20 Tm. no hacía falta una cabeza tractora puesto que una sola locomotora 7100 bajaba a Hendaya entre 500 y 700 Tm. de tren, mientras que ahora, y por carretera, por cada 20 Tm. necesitamos una cabeza tractora que lanza a la atmósfera 320 g. de CO2 por Km. Y además va todo el tiempo generando alrededor de 60 decibelios, mas o menos lo mismo que un tren entero con máquina eléctrica.
Consiguientemente, y si extrapolamos aquellos trenes a la actualidad, podíamos obtener rendimientos imposibles de alcanzar por los camiones, pero sobre todo, y esto es lo interesante, eficiencias auténticamente impensables para la carretera. Vía Port Bou y con una moderna locomotora 253 en cabeza podríamos traer trenes de hasta 1.000 Tm. con una sola máquina y sin superar los 700 m. de longitud que admite nuestro corredor mediterráneo, todo eso supone únicamente 140 Kw./vagón, 2.100 m2 ocupados por cada tren, mientras que los camiones, cada uno, ocupan alrededor de 110 m2, que por 30 suponen 3.300 m2,si, 3.300 m2 de superficie gratuita y pública que estamos pagando, mal pagando, entre todos, porque no olvidemos que las carreteras no son otra cosa que caminos públicos. En fin, la vuelta de “los naranjeros”, invento genuinamente español, igual que las naranjas, se ha de hacer efectivo, su vuelta es necesaria para la descongestión de nuestro territorio, y no solo de nuestras carreteras… de nuestro territorio repito. Es necesario porque era un buen invento, porque era eficiente, porque cumplía su tarea, porque las naranjas llegaban en perfecto estado hasta sus lugares de consumo, los mercados centrales, sean de París, de Hamburgo o de Londres. Llegaban rápidos, puntuales, limpios, cumpliendo la misión, no solo financiera, sino social que se les había encomendado, llevar el jugoso fruto de la huerta valenciana a las frías tierras del norte, y esto lo hacían en menos de 4 días. De Játiva a Estocolmo en 4 días en 1960, un record. Ahora, si existieran, lo podrían hacer en menos de 2 día con vagones refrigerados de hasta 30 Tm. de carga, sin contaminar, sin ocupar espacios, haciendo mucho menos ruido que hace un solo camión, con un maquinista y un ayudante. Por eso la pregunta que me hago desde hace algún tiempo es ¿Dónde están aquellos “naranjeros” que veía pasar por Irún? ¿Dónde están?
Yo no soy un aficionado al tren, que también, yo soy un militante del tren y por eso defiendo el ferrocarril con vehemencia y pasión, porque la razón, en estos tiempos, no basta. .
Sebastian Ledesma.
4 de mayo de 2010.
Hoy, 5 de junio de 2007, por culpa de ETA, están contentas todas las personas de mala voluntad, es decir todos los “pperos”, lerrouxianos y demás filo fascistas, de este miserable país que se llama España. Al fin la organización ETA ha decidido romper la incomoda tregua que, unilateralmente, había decretado con la exclusiva voluntad de hacer la puñeta a todos los demócratas españoles, demócratas como Javier Alcaraz, Aznar, Rajoy, Acebes, Zaplana, Alfonso Guerra, Rodríguez Ibarra o José Bono.

Gracias señor presidente, gracias señor Zapatero. Por que, yo no se lo que habrán hecho o dejado de hacer los “etarras” pero, lo que si he visto es lo que no ha hecho usted.

Mi hermana me envió por email uno de estos montajes que tanto circulan por Internet. Este era sobre las condiciones de trabajo en la factoría de Mercedes Benz en Stuttgart., cada foto contenía un pequeño comentario pretendidamente ingenioso o gracioso, haciendo groseras comparaciones con este mísero país.

Mi hermana, quiero creer que ingenuamente e incluso con buena voluntad, pues me quiere mucho y, evidentemente, me conoce de toda la vida, me escribió estas palabras:


“No se si creerme que esto es así. Que asquerosos!!!!!!! Ya, ya se lo que me vas a decir.”


A lo que yo, con el resentimiento que últimamente me caracteriza, respondí:


Lo de la Mercedes ya era así hace veintipico de años, cuando yo estuve por primera vez allí, en la factoría de Stuttgart, pero a mi no me creíais porque era antiespañol... Una cosa ha cambiado: en vez de un negro había un gallego.


Ah, era y soy... muy antiespañol... y cada vez mas, porque, ¿sabes lo que mas me jode?. Que el alcalde democrático del pueblo gallego donde ahora vive jubilado el operario gallego de la Mercedes Benz, es el mismo cacique fascista criminal que en aquel tiempo ocupaba el cargo de "jefe local del Movimiento". Por eso, era, soy y seré muy antiespañol.

Cada pueblo, dicen, tiene el gobierno que se merece. Excepto las democracias, en que tenemos el gobierno que elegimos. Por lo cual, todos y cada uno de nosotros, somos inevitablemente corresponsables de las decisiones de nuestros gobernantes.

Al igual que la Garrat, Tú eres Aragón.

Labordeta, en paz decanses. Ya ves. Te recordare como un hombre sin más. De crisantemo en crisantemo, os estáis yendo todos. Pero tú, nos dejas la esperanza de que habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga LIBERTAD.
Sebastian Ledesma.
(19 de septiembre de 2010)

Pas de paroles.

Au revoire Marcel. Au revoire Mime Marceau.
Sebastian Ledesma.
(22 septembre 2007)

Pour moi Bruxelles a toujours été un tram.
Jacques Brel
Aujourd’hui, le 9 Octobre de 2008, il fait trente ans, un tranquille et placide dimanche d’automne sur la douce plaine du Brabant wallon, Nous étions à la Grange, encore en déshabillé et, notre copain Maroy, est apparu avec l’esprit triste et semblant pleurant. Copains, il est mort Jacques Brel ! Brel est mort ! La désolation nous va envahir et nous sommes tous tombés dans une émotive tristesse. Mais, allez les garçons, il dit Maroy, allez vite parce que, dans la Place Montesquieu, on prépare une concentration !
Et me voila, trente ans après, trente ans plus vieux et avec la mélancolie pour copine et regrettant ce monde culte, social et romantique en quoi, nous rêvions et que nous n’avons pas réussi.
Mais oui, je le sais, parce qu’aujourd’hui, au milieu de la crise, et encore plus ici à Catalogne, à Espagne, province conquise, de la vide et barbare Anglo-saxonie, quelle importance est qu’il y a le trentième anniversaire de la morte d’un chanteur francophone, culte et compromis ? Mais, pour moi, mes amis, pour moi, Brel, il a été et il le sera toujours, un des personnages qu’il y a eu plus d’influence à ma vie. Ce pour ça, mes amis, que je veux faire un petit hommage au grand maître Brel. Oui, Brel est mort, mais Brel il vie avec moi.
Je le sais, tout ça, ils ne sont que des souvenirs d’un vieux intellectuel démodé, sociale-démocrate et européiste, nostalgique de sa jeunesse d’étudiant dans un pays dans le quel, il s'est senti plus aimé que dans le sien propre.
Sebastian Ledesma.
(9 Octobre de 2008)
Realmente los españoles no saben lo que es la política. La política, españoles ignorantes, es palabras y no hechos, así pues, hechos y no palabras, que es lo que se demanda, es tanto como decir: Gestión y no política, eso es lo que deseamos.
Sebastian Ledesma.
(12 septembre 2008)
Moi, je suis profondément préoccupé parce que, maintenant, parce que aujourd’hui, on à changé la culture de l’efficience pour celle de l’efficacité. C’est á dire, l’apprendre pour le savoir, oui, mais, pour le savoir en minuscules, le savoir nu, sans formes, efficace, peut être, mais frivole, ceux qui, en définitive, sert, mais n'enrichit pas. Ce savoir, il est comme une gare sans trains, ou mieux encore comme un train sans voies, parce qu’il ne peut pas aller ni devenir à aucune part et il ne sait pas d’où est qu’il provienne. Maintenant, nul est pensé, nul est, non plus, apprit. Mais pour le contraire tout doit d’être su. De cette manière, le monde occidental, il a arrivé á la faute plus grande et plus dangereux que possible : mettre aux plus haut ce qui est le plus moindre, mettre aux centre de l’univers les intérêts des enfants, le gagner et non plus le jouer, l’immédiat et non plus le durable. Notre culture classique, basé sur l'apprentissage et sur la compréhension, elle a été change par la subculture du succès.
Sebastian Ledesma.

Comandante "Che" Gevara.

Hoy, 9 de Octubre de 2007, hace 40 años un "soldadito de Bolivia, soldadito boliviano" acabó con la vida del Comandante Ernesto "Che" Gevara. Y no quiero dejar pasar la ocasion, sin recordar algo que para mi es muy importante: se recuerda al "Che" y no al carnicero que lo mato. Esto es así, amigos, porque el "Che" luchaba por una "Causa" y el General René Barrientos mataba por unos intereses.
Sebastian Ledesma.
Desde estas páginas quiero reconocer la profesionalidad y actitud de servicio que mostró la interventora en ruta del Talgo 00463, el día 20 de Septiembre de 2007. Ambas dos virtudes son raras de encontrar en este desgraciado, ruin y soberbio país, que es España, y mas raras aún en esta inoperante, desagradable y antipática compañía en que se ha convertido Renfe.
Sebastian Ledesma.

Niñas disfrazadas de putas.

Amigos míos, perdonad el tono cabreado de este escrito.
Se fue el verano y con el, las adolescentes, soberbias y provocadoras, disfrazadas de putas, si disfrazadas de putas con la aquiescencia e incluso, con la complacencia de sus padres y tutores. Curiosa la sociedad que se muestra mas tolerante con los padres perezosos e indolentes que permiten, aun en contra de sus propias creencias, usos y costumbres, que sus hijas enseñen públicamente las tetas que con aquellos que las enseñan a lucir el velo perceptivo de su religión. Si, se fue el verano y con el las niñas disfrazadas de putas pero, lo que no se llevara el verano es a esos ñoños, perdón, niños, con cara de idiotas y disfrazados de gilipollas, que por no saber, no saben ni mear, y esto es así porque no saben por donde sacársela, si por arriba o por abajo, porque el pantalón no deja que lo intuyan, y no saben si lo llevan demasiado alto o demasiado bajo, porque sus padres, perezosos e incapaces, no se atreven a enseñarles. Si amigos, se fue el verano pero se quedan los vicios sociales de estos padres inútiles e ineptos, acomplejados y ridículos, se fue el verano pero se quedo la anomia, el nihilismo que campa a sus anchas, en este miserable país llamado España.
Sebastian Ledesma.
(14 de octubre de 2007)

• Euskadi aportará sólo 1.565 millones al Estado •

Curioso titular el de La Vanguardia del 15 de octubre de 2007. Curioso y difícil de explicar, curioso porque aparece en un diario catalán y difícil de explicar porque a nosotros, los vascos, nos es difícil de explicar el para que pagamos esos 733,47 € per capita. Oficialmente, los vascos pagamos esa cifra por los “servicios” que presta la Administración Central en el País Vasco. Pero, analicemos cuales son esos “servicios”:
Ejercito y cuerpos y fuerzas de seguridad del estado... español.
Administración general de justicia... española.
Asuntos Exteriores y relaciones exteriores.
Renfe. La inoperante Renfe.
Adif. Hijo bastardo de Renfe.
Aena. La penosa y penalizante Aena.
Si. Estos son los “servicios” que, los vascos, nos vemos obligados a recibir de la Administración Central del Estado... español. Así, con el ejercito nos constriñen y nos amenazan, con la Policía Nacional nos controlan y nos detienen y con la Guardia Civil, nos recuerdan que, si quieren, nos matan. Con la Justicia, su justicia, nos condenan e ilegalizan. Con los Asuntos Exteriores nos prohíben arreglar el Puente Internacional o tener relaciones directas y normalizadas con nuestra vecina Aquitania. Con Renfe y Adif nos ahogan, nos ahogan impidiendo que Europa entre en nuestro país de la forma más europea, en tren. Con Aena nos imponen vuelos donde, como y cuando ellos, desde Madrid, quieren, impidiéndonos a nosotros la toma de decisiones que, peores o mejores, serian nuestras. Después de esto cabe hacerse una pregunta. ¿Para que diablos pago, como vasco que soy, estos 733,47 € al año? ¿Para seguir siendo español? Pues cara, me parece, la tarifa.
Sebastian Ledesma.
(15 de octubre de 2007)
España, como Europa, nació como proyecto liberador. Liberal y progresista. Pero España se ha convertido en arma de opresión e imposición. Esperemos que con Europa no pase lo mismo.
Cuando llegué a Bélgica y comparé las dos sociedades, comencé a odiar a mis amigos, a mi familia e incluso a mi mismo, por haber contribuido al mantenimiento de aquella sociedad, la española, atrasada, mezquina, ignorante, sucia, desarrapada, miserable, injusta, envidiosa, cruel, imperialista, arrogante y soberbia.
Españoles, arrogantes y soberbios, avariciosos, miserables, perezosos, indolentes, ignorantes y envidiosos. En fin, ahogados en su desidia, los españoles, agonizan en la miseria de la ignorancia.

Conversaciones con el de Lekeitio.

Al otro extremo de la mesa estaba sentado el de Lekeitio, no se como se llamaba pero, era el de Lekeitio. Y me acuerdo que me dijo: Sebas, o como te llames, no te engañes, no estamos ayudando a los socialistas porque seamos antifranquistas, no. Estamos ayudando al PSOE porque en este momento nos encontramos en el mismo bando, pero nosotros, de la misma forma que no somos antiwalones ni antiflamencos, tampoco somos antifranquistas ni franquistas... ni nada que se le parezca. Nosotros, Sebas, somos vascos y de la misma forma que luchamos contra la España de Franco, lucharemos, cuando sea preciso, contra una España democrática. Porque, a nosotros, nos da igual el régimen político que haya en España, de la misma forma que nos es indiferente el régimen belga o si Holanda es republica, monarquía o lo que quiera que sea, que ni lo se. ¿Tu crees que los argelinos estaban luchando contra la democracia en Francia?.
No. Ya, si te entiendo, respondí yo, pero... los argelinos son africanos y de cultura musulmana y Francia por el contrario, es europea y de cultura cristiana, no se puede comparar.
Bueno, de acuerdo, vale... replicó el de Lekeitio. Cambiemos el ejemplo, nosotros vivimos en Bélgica y tu conoces bien Luxemburgo, ¿me puedes explicar porque son dos países independientes?.
Avatares de la historia, dije yo.
¿Y si estuvieran juntos...? pregunto el.
Pues también, avatares de la historia.
Y entonces, ¿porque no se unen?.
Supongo que por que no quieren.
Pues por eso nos separaremos los vascos de los españoles, porque queremos separarnos. Pero los vascos nunca habéis... bueno... nunca hemos sido independientes.
¿Y los luxemburgueses...?.
Si, desde 1839, por la Conferencia de Londres.
Bueno, pues los vascos seremos independientes desde 1978 ó 79 ó 86, o desde el año 2000 o el 2024 y por cojones... o por la Conferencia de Londres o la de Pernambuco... que más da, y además... tú sabes que todo eso no es cierto, por que Luxemburgo, Flandes, Namur o Baviera, eran independientes aunque tuvieran el mismo rey. Recuerda, a ti te gusta mucho decir que el emperador Carlos, no fue ni 1º de España ni 5º de Alemania.
Y sino piensa a ver porque recibiste mas condena tu que el resto de compañeros del movimiento de minusvalidos. Simplemente, por que tu eres vasco y los demás no, y por la misma razón, tu te pudiste exiliar y los demás no... Entiendes... Así que deja de pensar ya en clave española y comienza a pensar como lo que eres, como vasco. Y añadió con tono de mala hostia: Tu que me miras despectivamente, con ese aire de condescendencia amable e idiota, tu, que me desprecias por que me crees terrorista aunque me llames guerrillero, tu no aparecerás en la historia. En cambio yo, yo, si pierdo, apareceré como terrorista, y si gano me llamaran libertador, pero, de todas maneras, apareceré en la historia. Porque, terrorista o libertador, habré sido luchador, y por el contrario tu, europeísta engreído, socialdemócrata acomodado, no habrás sido nada.
Esto me decía el de Lekeitio, un etarra, a últimos de los 70 o principios de los 80. cuando nos encontrábamos en cualquier lugar de Francia o Bélgica.

Bruxelles, 20 de noviembre de 1975

En plena celebración por la muerte de Franco, yo agüé la fiesta, me la agüé a mi mismo y se la agüé a los que me rodeaban, en plena celebración por la muerte del dictador, no se me ocurrió mejor cosa que reflexionar en voz alta: ¿De que nos estamos alegrando?, ¿qué estamos celebrando?, ¿la muerte de un hombre?, pues no es algo para celebrar con alegría. Una muerte natural, ha muerto en la cama, de viejo, tranquilamente, y con todos los honores de jefe de estado, nadie le ha inquietado, ni siquiera nosotros, los vascos, nadie le ha juzgado por ninguno de sus muchos crímenes. No se ha hecho justicia. Ni siquiera venganza. Simplemente ha muerto un hombre, un criminal si, pero eso no es algo de lo que alegrarse, pues, además, muestra la cobardía de todo un pueblo. Un pueblo que ha permitido sin luchar, sin rebelarse, que un dictador, un criminal o lo que es peor, su dictador, su criminal, muera sin pasar por la justicia humana. Esto y solo esto, es lo que estamos celebrando en este momento. Además, con esta cobardía, lo que también se pone de manifiesto es la complicidad del pueblo español, de los pueblos españoles, en todos los crímenes franquistas, que, de todos ellos, el mas grave, el mas abominable, quizá sea, la propia existencia del franquismo. ¡Maldito sea por siempre el pueblo, cobarde y complaciente, que ha consentido una de las mayores injusticias de la historia!. Maldito seas, pueblo español.

La Libertad es, no solo ser libre. La Libertad es sobre todo, rechazar la esclavitud.

M. Deschepper, padre de mi amiga Anne. Me decía poco después de la muerte del dictador. Sebastian, Je ne crois pas que tu puisses retourner à ton pays, parce que, oui, le dictateur Franco, il à mort, mais à juger par l'adieu qu'il lui a dispensé, le peuple de cette nation misérable, l'Espagne, adorait à son dictateur, et quand un peuple il aime son dictateur c’est parce qu’il est contente avec lui et pas avec vous. Le peuple espagnol, ne soyons pas naïfs, il est dictatorial. Il n'aime pas la Liberté.

Esa era la opinión que tenían los belgas de los españoles en 1975. ¿Tienen alguna razón, los belgas, para cambiar de opinión?


Juan Carlos Rey

Soy vasco, nacionalista vasco, o mejor aun, soy antiespañol, declaradamente antiespañol. Y sobre todo, soy rojo, de izquierdas. Y sin embargo, admiro a don Juan Carlos, rey de España. Me es muy difícil explicar a mis amigos como puedo compatibilizar mi cultura republicana de izquierdas y nacionalista con mi admiración al jefe del estado español. Pues bien. Intentaré hacerlo. Yo siempre he sido vasco, pero no he sido siempre nacionalista. Al principio me encontraba bien en España, especialmente durante la transición y el ulterior mandato socialista. Yo era un sociata de mierda. Y en el fondo lo sigo siendo. Mi ideología coincide exactamente con la de la internacional socialista. Así que lo de nacionalista es coyuntural (mientras el PP y el PSOE me obliguen). Sin embargo lo de “rojo” es algo más profundo, forma parte de mis raíces personales e ideológicas.
Esta calidad de rojo me produjo grandes quebraderos de cabeza durante mi juventud y me vi obligado a exiliarme al reino de Bélgica. Mientras, el criminal de Franco era caudillo de España por la gracia de Dios, y estaba educando, para que fuera su sucesor, a un joven anodino de la estirpe de los Borbón, nieto de Alfonso XIII, de nombre Juan Carlos. Y lo estaba educando en los sagrados principios del movimiento nacional, pero he aquí que este “hijo político” le salió rana. Y en cuanto murió el criminal resultó que ni principios ni movimiento ni nacional. Este hombre anodino de nombre Juan Carlos se convirtió en Juan Carlos I, rey de todos los españoles, que no de España. Y esto lo se porque así me lo hizo saber personalmente, en una emotiva carta que nos envió a todos los exiliados hispanos en el año 1976. En aquella carta me invitaba a construir, junto a él, el futuro de todos los españoles. Y a trabajar, también con el, en la construcción de un país europeo y dentro de Europa. A convivir democráticamente. Y todo eso me lo pedía como un ciudadano más, sin soberbia, con orgullo, eso sí, pero sin soberbia, y asegurándome que él sería el primero en cumplir las normas democráticas.
Esta es la parte personal, personal e intransferible, y puede que inexplicable, por la cual yo siento esta admiración hacia don Juan Carlos. Pero hay otra parte – la pública, la política – que me hace ver en él a la gran figura clave de la transición española, proceso en que yo me vi muy implicado. Para mi el rey además de ser el uniformado que pasa revista a unas tropas que había que domesticar es, sobre todo, la persona afable y distinguida que recibió a mi querido Rafael Alberti en las escalerillas del avión. O a doña Dolores Ibarruri, la Pasionaria, cuando llego a Barajas. Ese hombre que prometió cumplir y hacer cumplir la constitución como el primero. Ese hombre, que con sus luces y sus sombras, como todos nosotros, es capaz de oír y de hablar con cualquiera. Ese hombre al que Fidel Castro le llamó “su rey”. Ese hombre, que siempre que puede, se desmarca de la política de Aznar y da su visión personal de los hechos. Ese hombre que abraza a Felipe González y se va antes de tiempo para no tener que saludar a Aznar. Ese hombre que dice que la constitución no es de nadie, pero es de todos y que el se siente a gusto siendo rey de todos, no solo de los monárquicos. Ese hombre que da una conferencia en la universidad y se llena de jóvenes, jóvenes que no le increpan, sino que le preguntan. Ese rey que desde su posición de monarca impide un golpe de estado o que recibe a un republicano catalán y conversa con el de forma distendida, amable y natural aunque sea republicano y catalán. Ese rey que cuando se cruza con el Lehendakari Ibarretxe departe con el más de un cuarto de hora y encima se ríen, hacen chistes, porque se conocen, porque se hablan, porque conversan, porque dialogan.
Luces y sombras. Efectivamente. Toda persona pública tiene sus luces y sus sombras. Pero cuando las luces son capaces históricamente de superar con creces a las sombras, y sobre todo, cuando estas sombras son hechos anecdóticos, marginales, e incluso consubstanciales a la propia figura de monarca, lo que se ha de resaltar son las luces. Las luces de aquel joven anodino y que para colmo no sabía hablar (quizá por eso pensaba), que supo convertirse de aprendiz de dictador en rey constitucional de todos los españoles. Un hombre con talante abierto, cosmopolita, que miraba a Europa como destino natural de su país, pero que también, y sobre todo, mira a Latino América como parte de su reino, pero no de forma imperialista, sino como un conjunto de estados independientes, que tienen fuertes nexos de unión. Uno de estos nexos de unión es precisamente él, El Rey, como era Carlos V en los Reinos Germánicos del siglo XVI.
Este es el rey que yo veo en don Juan Carlos, por eso soy monárquico, rojo y nacionalista vasco. Pero además hay algo que me afirma en mi creencia monárquica, si hago un repaso como sociólogo, por los diferentes países occidentales, veo que dentro de las republicas hay una gran diferencia de nivel de vida, de nivel cultural, de nivel asistencial, de todo tipo de niveles, incluso democrático. Pues hay republicas donde se practica la dictadura. En cambio, si hacemos un repaso a las monarquías occidentales (que son prácticamente las únicas que subsisten), vemos que la práctica totalidad son democracias parlamentarias, con un índice de bienestar social muy por encima de 250, y un índice de desarrollo humano siempre por encima de 0,800 (Alemania tiene como IDH 0,921). Lo que me lleva a pensar que las monarquías han propiciado el desarrollo de sus respectivos pueblos o que por lo menos, da la casualidad de que así es.
Y para finalizar, quiero remarcar que cualquier país, tenga el régimen que tenga, siempre ha de tener un jefe de estado al que hay que pagar un sueldo. Y que este jefe de estado, en los países más desarrollados, tiene un papel político muy secundario – representación exterior, jefatura de las fuerzas armadas – y para colmo, además de pagar a este presidente como pagamos al rey, cada cuatro o siete años nos tenemos que enfrascar y pagar unas elecciones que llevan a elegir a una persona que por representarnos a todos no puede ni debe tener ninguna tarea partidista ni política, sino exclusivamente representativa, como el rey. He aquí mis razones para ser monárquico, ¿o quizá debería decir juancarlista?

¿Por qué no te callas?

Dado que, yo, siempre he sido considerado monárquico, o Juancarlista, no debo guardar silencio ante el incidente ocurrido en la cumbre de jefes de estado latino-americanos de Santiago de Chile. En principio no puedo menos que lamentar el hecho y calificarlo como deplorable.
Antes de entrar a analizar el incidente, quiero explicar algunos tecnicismos de esta cumbre de jefes de estado latino-americanos.
Esta cumbre nació a últimos de los ochenta por iniciativa de los gobiernos de España y Portugal, como punto de encuentro con su área geoestratégica de influencia política, económica y cultural y para defender los intereses recíprocos de la región. Como reunión de jefes de estado era indispensable la asistencia a la misma del rey de España y del Presidente de la Republica Portuguesa, ambas dos instituciones participaban además como anfitriones y era bajo su auspicio institucional y personal que se celebraba la cumbre. Bien, en el preámbulo he intentado explicar la presencia del rey Don Juan Carlos en esta reunión de carácter eminentemente político y económico. El incidente acaecido el sábado entre el rey de España y el presidente venezolano es lamentable no por sus consecuencias sino por que puede encubrir las causas del malestar latinoamericano y puede empañar la trayectoria, intachable hasta ahora, del monarca español como personalidad prestigiosa en Latinoamérica. No haré ningún comentario de defensa del Rey para que no se me malinterprete y lo único que diré en este sentido es que quisiera creer que la interpelación de Don Juan Carlos al Presidente Hugo Chávez sea fruto de una relación personal, y donde hay confianza… ya se sabe. En fin.
Lo que mas me enfada es, como siempre, la actitud de los españoles que han cerrado filas en torno a su rey… o mejor aún, en contra del presidente venezolano, y se niegan a ver otra cosa que no sea la pretendida mala educación del señor Chávez.
Me saca de mis casillas, que fuera en defensa de Aznar, el caudillo neo-falangista, elegido democráticamente por los españoles como jefe de gobierno, y que fuera en defensa de este personaje, digo, cuando el Rey se pusiera en evidencia y, me pone frenético porque fue este individuo el que, haciendo uso legitimo y legal de sus atribuciones de jefe de gobierno, tuvo institucionalmente secuestrado al Rey. Fue este mismo personaje el que, abusando de sus prerrogativas e influencias, reconstruyó el oligopolio lerrouxiano a imagen y semejanza del que habíamos intentado destruir en la Transición y, fue, también, Aznar, con la ayuda del presidente Bush, quien comenzó a construir el imperio neo-colonial subsidiario del gran imperio norteamericano, desbaratando así, la política de cooperación que tan cuidadosamente habían elaborado entre Felipe González y el Rey, principalmente.
No, el Rey, no tiene derecho a hacer callar al presidente Chávez, aunque este sea maleducado e impertinente. Y esto es así porque el señor Chávez, aunque hable como un sargento chusquero de cualquier ejército bananero, es el Presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela y como tal tiene dignidad de excelencia.
Además, españolitos hipócritas, farisaicos, que de repente añoráis las formas de la desarrollada Europa socialdemócrata a la que siempre habéis odiado y despreciado y nunca habéis pertenecido, sabed que este pobre sudaca, moreno y zafio, mitad indio, mitad criollo, esta logrando sacar a Venezuela del pozo económico y cultural en que estaba sumida, sabed, españolitos, pseudos-europeos conversos, que lo que llamáis despectivamente “Populismo indigenista” es bolivarianismo y el bolivarianismo intenta ser el heredero del Castrismo de los años 70, 80 y 90.
Aquí se dice, despectivamente, que el populismo no es democracia, pero el populismo de izquierdas siempre será, sino más democrático, mas democratizador que las democracias oligárquicas y plutocráticas latinoamericanas dependientes del “Gran Hermano” del norte. En definitiva, democracia, en Latinoamérica, es sinónimo de oligarquía títere, de república marioneta. ¿Por qué, para que quiere el indio votar a quien no le deja comer?, ¿como votara el campesino si no sabe leer?. La socialdemocracia, como me dijo un día mi cuñado Luís Miguel, es cosa de europeos cultos y ricos, mariconadas vaya. El hablaba de España, de las Castillas. Pero yo, ahora, hablo de las Américas, del hijo abandonado de España o, en palabras de Karl Marx: Si, los españoles son europeos degenerados y los hispanoamericanos son españoles degenerados.
La oligarquía, aparentemente democrática, no es mejor que el populismo y si al menos este ultimo permite comer y leer al indio, al obrero y al campesino yo no me veo capaz de criticarlo, por que, ni soy gringo, ni soy terrateniente.
Por otra parte. No Majestad, no es necesario ser nicaragüense ni sandinista para saber y comprobar que UNION FENOSA es una empresa que trabaja con prácticas de oligopolio y poco menos que mafiosas y, sino, que se lo pregunten a los gallegos, pero sí, hace falta ser nicaragüense y sandinista para decirlo, y Ortega lo es. Y recuerde, Majestad, que el señor Daniel Ortega no es el gobernador de Su Católica Majestad en el territorio de Nicaragua. Su excelencia el señor Daniel Ortega es el Presidente electo de la República de Nicaragua y Nicaragua es, desde el año 1821, un estado soberano e independiente.
14 de noviembre de 2007

La venganza no es justicia.

No. Evidentemente, la venganza no es justicia, aseveramos los europeos que disfrutamos, más o menos, de una justicia. Pero, ¿no os dais cuenta de que, lo que pide el indio no es justicia, sino venganza? La justicia se imparte entre iguales y por iguales, pero, ¿Cuándo el indio, o el negro, ha sido igual? .
La venganza no es justicia, cierto, pero la justicia ha de ser ciega, igual y legal y, los campesinos, los indios, llevan muchos siglos sufriendo esta justicia injusta y esperan que algún día, sea su justicia, su venganza, la que mate a los otros, y poco les importa que nosotros, engreídos y vanidosos, desde el confortable y seguro, salón de nuestra casa, lo califiquemos de venganza o justicia, de democracia o… populismo. Ellos, tras siglos de sometimiento, esperan que el buen Dios les de, al fin, un fusil para expulsar al hacendero maldito y criminal y poder trabajar para comer. Todo lo demás son, como decía mi cuñado, mariconadas europeas.
Europeos engreídos, socialdemócratas acomodados. No os dais cuenta de que para ellos no puede haber nada importante porque todo es trágico.
19 de noviembre de 2007

Síndrome de Tintín.

No tenemos el deber, pero tampoco el derecho, de ser Tintín. No, no podemos ser el chico guapo, el europeo sabio que todo lo arregla, el social-demócrata acomodado que todo lo juzga con su cómoda vara de medir de justicia ciega.
Efectivamente, desde Sarkozy hasta Pujol pasando por cualquiera de nosotros, tenemos el síndrome de Tintín, nos creemos los mejores, los más guapos, los más justos, los más desarrollados, los más…, de todo, y en el fondo, y aunque así fuera, que quizás lo es, no nos da derecho a creérnoslo, ni a actuar como si fuera efectivamente cierto.
De lo que adolecemos todos los “tintines de andar por casa” es de humildad, lo que nos falta es respeto por los demás. Si, aunque militemos en “oeneges”, o en partidos de izquierdas somos soberbios, somos engreídos, y esto no ayuda en absoluto a los que queremos ayudar.
Por muy tolerantes que nos creamos siempre vamos Allí a ayudar, a enseñar, a dar, a arreglar, a intermediar. Nosotros nos creemos y quizá estemos, más allá del bien y del mal y de vez en cuando, como ahora el Gobierno australiano, entonamos un mea culpa, pedimos un perdón, nos emocionamos un poco y acabamos diciendo: que guapos y que buenos somos. Pero no, no es solo eso lo que los indígenas, sean de Australia o de Chiapas, necesitan. Ellos necesitan….., no se lo que necesitan, porque yo soy Tintín, soy europeo, no soy indígena, ni australiano, ni mapuche.
Por lo tanto, amigos, esta bien pedir perdón, es justo. Esta bien reconocer las culpas pasadas, e necesario. Pero lo mejor de todo sería quedarnos en casa, quedarnos en casa tomando partido, pero esperando a que ellos nos llamen, si es que nos llaman, y si es así acudir humildemente, preguntando como les podemos ayudar e incluso aprendiendo de esta ayuda, que sin duda ha de ser enriquecedora mutuamente, es decir en ambas direcciones.
No amigos, no podemos, ni debemos, ser scouts para tranquilizar nuestras conciencias, ni tan solo para arreglar desaguisados. Tampoco podemos ser supermanes llevando el poder de occidente a todo el mundo. No, nosotros hemos de ser humildes, serenos y sobre todo no hemos de ser tolerantes, no hemos de ser tolerantes, si, lo he dicho bien, ni con el mal, porque es Mal, ni con el bien porque el Bien no necesita tolerancia sino respeto, aceptación.
Por esto os envío estos e.mails de nuestro amigo Thor, en solidaridad con unos presos indígenas chilenos, simplemente leedlos y tomad parte.
Parte ideológica e intelectual, pero tomemos parte desde nuestro sillón, desde nuestra familia, desde nuestra mentalidad europea que no es mala, pero no es la única, y esperemos a actuar cuando ellos, los indígenas, nos lo pidan, si es que nos lo piden, y esperemos a actuar como ellos nos lo pidan, si es que nos lo piden. De momento tomemos partido, conozcamos cual es su “realidad” que es suya, no es nuestra, pero conozcámosla, porque cualquier realidad merece ser conocida. No la juzguemos, conozcámosla.
Y hasta aquí amigos esta reflexión que me han pedido los hermanos Ayala que haga, intentando conocer la realidad de estas personas, que como nosotros son indígenas, ellos de Chile y nosotros de Europa.
Sebastian Ledesma.
20 de febrero de 2008
Mapuches rar

PORQUE SOY UN VIEJO ILUSTRADO, HUMANISTA Y LIBERAL, NECESITO EL RESPETO, EL ORDEN Y LA JERARQUÍA.

Hoy me han preguntado que como es que siendo liberal puedo defender a ultranza el orden, la autoridad y la jerarquía. Naturalmente. Nosotros, los viejos liberales ilustrados, no podemos convivir con el desorden, con el caos, para ejercer la libertad hemos de imponer el orden.
De facto, el sujeto del orden, siempre ha sido el “liber”. Ya desde la Mesopotamia del siglo XVII a.C. en el Código de Hammurabi, se ve claramente el ligamen entre orden y libertad puesto que, las normas explicitadas en este código, solo afectaban a los hombres libres. El sujeto de la “Lex” siempre ha sido “liber” y el “liber” era aquel que tenia “libertas”, con lo cual sin “libertas” no hay “Iurex” que es el orden explicito.
Mas tarde, ya en el siglo III a.C. en la Roma republicana, origen y modelo de occidente, el iurex y los codex, solo afectaban a los “civitas libertas”, puesto que los esclavos no tenían ningún derecho, y por tanto, ningún deber. No olvidemos la “actio libera in causa” como principio de responsabilidad jurídica y legal.
La libertad, es en si, una serie de deberes y derechos ejercidos por hombres libres, pero han de ser codificados y ordenados para poderse ejercer sin entrometerse en la libertad del prójimo. Sin un código de uso de estos derechos y deberes no hay libertad. Los romanos del siglo III decían que los bárbaros no eran libres puesto que, no tenían leyes donde plasmar esa libertad. Naturalmente. No hay libertad sin orden ni orden sin libertad, y esto es así, por que, como no hay orden sin autoridad, ni autoridad sin jerarquía, y como la ley ha de ser la explicitación de la autoridad, no se puede ejercer la libertad sin una explicitación clara del Corpus iurex, es decir, del ámbito jurídico y legal. Toda la filosofía, desde Tales de Mileto hasta Marx, pasando por Platón, Aristóteles, Kant o Rousseau, ha dejado claro que la libertad nace del orden, y que desaparece con el caos. Solo los nihilistas pueden defender, legítimamente, la falta de orden, puesto que su fin es la nada y la nada es el caos absoluto, solo estos, dejan de lado el orden que, sin embargo, es vital para el resto de pensamientos sociales y políticos.
En efecto, sin “iurex” no hay “libertas” y sin “libertas” no puede haber “iurex” porque una cosa conlleva la otra.
Recordemos, por ejemplo, que durante la dictadura franquista (autoritarismo) no había justicia, no había derecho, no había orden y en consecuencia no había libertad, y todo esto porque los autoritarismos, junto con el anarquismo i el nihilismo, son los grandes enemigos de la libertad, más aún, son los grandes destructores de la libertad.
Y cuando hablo de anarquismo, no me refiero al bien intencionado y utópico anarquismo de Noam Chomsky, sino a la falta de orden, la anomia, o sea la búsqueda del desorden que inevitablemente acaba cayendo en el autoritarismo fascista que nace del nihilismo. Este autoritarismo, no nos engañemos, no es mas que una caricatura grotesca de ese tan deseado y liberador orden. Y no es un verdadero orden porque, no es ejercido por hombres libres, sino sobre esclavos.
Libertas iurex. Decían los romanos. Es decir, solo los hombres libres, los ciudadanos, pueden conocer y respetar el orden y solo con orden se puede ejercer la libertad.
El Orden es el elemento, mayoritaria y comúnmente aceptado, creado por un colectivo para administrarse y organizarse a si mismo y para defenderse frente a los demás. De lo contrario es represión.

El dilema de la abstención.

El próximo día 9 de marzo están convocados a las urnas todos los ciudadanos españoles y yo, por primera vez me encuentro con el dilema de la abstención.
Como demócrata convencido, mi deber seria votar. Pero, como nacionalista periférico, vasco, concretamente, la única opción valida que contemplo es la abstención, es mas, abstenerme es mi obligación. Si, abstenerme, pues yo no deseo ser español y con este voto acepto, implícitamente, la pertenencia a España.
Estas elecciones no van conmigo, igual que no van conmigo las elecciones de Francia, Alemania, Bélgica o Luxemburgo, además, los castellanos, los españoles, con mi voto legitimarán su dominación sobre el País Vasco y justificarán así mi pertenencia a su nación española. ¿De que me quejo si hasta me dejan votar en sus elecciones, si puedo, incluso, elegir democráticamente mis representantes en sus instituciones?
En definitiva, con sus elecciones me convierten en ciudadano, ciudadano, si, tan igual como un ciudadano de Soria, Murcia, Valladolid o Cáceres. Y no, eso no es lo que yo pretendo, lo que yo deseo por el contrario, es ser tan diferente como lo es un ciudadano de Burgos de otro de Burdeos, por ejemplo, o tan igual como uno de Lille de otro de Liège.
Mi abstención, en consecuencia, no se habría de considerar como tal, mi abstención, seria la constatación de mi “no españolidad” y por tanto, si no soy español, no votaré en sus elecciones por muy demócrata que me sienta y por muy democráticas que sean sus elecciones.
19 de febrero de 2008

VIVE LA REPUBLIQUE.

¿Dos actos de una misma función? No, no es el segundo acto de la misma función, no. Es un error.
Ya lo escribí en su día, que entre los manifestantes que quemaban coches y escuelas no había ningún Jean, Pierre, Julie o Marie, pero es que ahora no vamos a encontrar a ningún Abdula, Mahamed ni nada que se le parezca. Ahora son franceses, republicanos. Luchando como siempre lo han hecho, por sus derechos. Derechos que han conquistado ellos con sangre, sudor y lágrimas. Derechos que después hemos ido adoptando y haciendo nuestros la mayoría de occidentales, pero ojo, los inventan ellos, Pierre, Jules y Marie.
En cambio este otoño pasado los que se “manifestaron”, los que hicieron el vándalo o el gamberro, ni eran franceses, ni eran republicanos, ni eran nada de nada. Y si eran algo se lo debían a la escuela republicana, a lo poco, muy poco, que aprenden en los pocos, muy pocos, meses de asistencia a la escuela. De esa escuela, de la republicana, no se quejan estos manifestantes de ahora, no queman coches (sus propios coches) ni ambulatorios, ni tampoco lanzan gritos contra la democracia, porque es su democracia, la democracia republicana que en un día ya lejano de 1789 conquistaron los Pierre, y las Anne.
Estos manifestantes de ahora, lo que intentan, es defender todo esto, y no nos engañemos, no van ni a favor ni en contra de los bárbaros no integrados. Y esto es así, sencillamente, porque viven en dos mundos diferentes, contrapuestos, y en cierto modo opuestos, y estos manifestantes de ahora no luchan por lo mismo que luchaban aquellos, porque aquellos eran nihilistas, habían perdido el norte, el rumbo si queremos, o quizá no, o quizá por lo que luchaban aquellos era por algo muy concreto: la destrucción de la sociedad que Jules y Marie han conseguido y que con estas manifestaciones, con estas actitudes, nos recuerdan que quieren mantener viva.
Detrás de mí tengo colgado un calendario con fotografías de Doisneau y la de este mes es especialmente apacible y evocadora: un anciano con un perro tomando un Pernod en una terraza del Quai Saint Bernard en el 5º distrito de Paris. El objetivo de las manifestaciones actuales es que este hombre o cualquier otro, pueda seguir tomándose un Pernod en cualquier terraza de cualquier “arrondisement” de cualquier Paris de cualquier Francia, y para ello, no seamos ingenuos, hemos, de acabar no solo con el "contrato de primer empleo" (CPE), si no sobre todo con la causa de los CPE y no me refiero al pobre Villepin, que es victima de los hechos, me refiero a esos bárbaros pirómanos nihilistas que no pedían mejor educación, que no pedían que funcionase el ascensor republicano, (ascensor que sigue funcionando), que lo que intentaban era destruir este ascensor, porque para ellos es primordial que la nada llegue, porque después de la nada vendrán ellos, los Hitler, los Stalin, los Bin-Laden, los Aznar, los Le Pen y sobre todo los Thatcher y los Reagan. Ellos son, como en el cuento de la “Historia Interminable”, los Lobos emisarios del que gobernara cuando llegue la NADA. (Bush, Jomeini, Aznar... Dios)
Y hasta aquí las reflexiones republicanas de alguien que tiene fama de Monárquico, pero que mas da, republica o monarquía ha de ser constitucional, democrática y de derecho, guardándonos nuestros derechos como ciudadanos y exigiéndonos el deber de defenderla aun a riesgo de que nos llamen como en un diario catalán: conservadores y nostálgicos, o incluso algo mas grave: racistas y xenófobos.
Sebastian Ledesma.
Barcelona 20 de Març de 2006

Hoy ha muerto Mercè Sala.

Amigos. Hoy, 7 de mayo de 2008, ha muerto Mercè Sala, socialista y mujer integra. Gestora eficaz y eficiente. Ex presidenta de TMB y de Renfe. De ella, me queda el recuerdo personal de una promesa cumplida y el recuerdo público de una gestión, la de Renfe, seria y modernizadora. Ella, con sus luces y sus sombras, presidio la época más brillante de Renfe. Mercè Sala, con su seriedad centroeuropea, fue capaz de corregir el rumbo italianizante que había imprimido Abel Caballero. Ella, junto al centrista Alejandro Rebollo, son los mejores presidentes que ha tenido Renfe.
Barcelona 7 de Maig de 2006
Sebastian Ledesma.

Decepcionado y triste.

Hoy, amigos, estoy decepcionado, triste diría yo. Y estoy decepcionado porque, los medias no hablan del encuentro, o desencuentro, entre el jefe del gobierno español y el lehendakari vasco, no, no hablan de política. Hablan de una actuación policial contra ETA que no cambia nada, que no me afecta para nada, en nada, que no soluciona nada, espectacular, eso si, pero nada mas. En cambio, amigos míos, casi ocultan, una reunión que, esta sí, puede tener consecuencias en la vida, no solo política, sino, cotidiana. Llevo muchos años oyendo que ETA no debe marcar la agenda política y sin embargo, llevo muchos años viendo como las agendas, políticas y periodísticas, se llenan con las actuaciones de ETA o contra ETA. Amigos míos, hoy estoy decepcionado, mas aún, triste, porque hoy, ETA esta mas contenta y esta mas contenta porque sale en los “papeles”, porque sale en los telenoticias, y todos los tertulianos de todas las cadenas de radio y televisión hablan de su cúpula, pero ¿y de la nuestra, Quién habla de nuestra cúpula?
Barcelona 20 de Maig de 2006
Sebastian Ledesma.

Click here to join SebasTertulias
Click to join SebasTertulias